CHICASDESNUDA.NET

VIDEOS GRATIS AQUI

desnudas desnuda desnuda desnudas chicas chica mujer mujeres porno porno porno videos videos fotos fotos foto video cuerpo tetas senos tetas senos chocos cachondas porno videos sexo sexo sexo sexo sexo porno videos desnuda desnuda desnuda desnudas desnudas naked girls chicasdesnudas desnuda desnuda desnudas chicas chica mujer mujeres porno porno porno videos videos fotos fotos foto video cuerpo tetas senos tetas senos chocos cachondas porno videos sexo sexo sexo sexo sexo porno videos desnuda desnuda desnuda desnudas desnudas naked girls chicas desnudas desnuda desnuda desnudas chicas chica mujer mujeres porno porno porno videos videos fotos fotos foto video cuerpo tetas senos tetas senos chocos cachondas porno videos sexo sexo sexo sexo sexo porno videos desnuda desnuda desnuda desnudas desnudas naked girls chicas

No soñaba con tu cuerpo, tu rostro, soñaba que estábamos tu y yo solos en una alcoba grande, en una cama inmensa, solo teníamos la tenue luz de unas cuantas velas, un buen vino, música de Vivaldi, Bach y Morzart acompañaban la velada, y nuestros cuerpos se sentían, se intuían, se exploraban, ambos deseábamos ser por un momento un solo cuerpo, una sola carne, una sola alma.

Recuerdo que yo te desnudaba mientras sentía el exquisito olor de tu piel, esa fragancia que me embriagaba y me excitaba a cada segundo mas, mas y más... te desnudaba lenta pero firmemente con mis manos sin quitar mis ojos de tus ojos y esa libidinosa mirada con que penetrabas mis más hondos deseos, mientras te desvestía arrancaba cada prenda que llevabas encima de tu hermoso cuerpo, te despojaba de tu blusa y sostén, y acariciaba con mis manos tus senos agarraba con mis manos cada uno de ellos, los palpaba, los sentía duros expectantes y anhelantes de mi boca de la tibia temperatura de mi saliva en ellos, luego bajo tu mini falda y podía ver como quedaba incrustada en tu culo ese diminuto hilo dental que hacia ver tus nalgas duras y firmes pero a la vez suaves y con una pequeña cicatriz de la vacuna de cuando eras chica.

Sentía el fino olor de tu piel que se mezclaba con el olor de un poco de sudor y el jazmín de tu loción, mmmm... ese olor que me excitaba, te acaricie ese hermoso culo con ambas manos, como si frotara una bola mágica, y luego agarre con mis dientes tus bragas y las baje hasta que quedaste totalmente desnuda y tu coñito chorreante, caliente y con un olor que me hacia saber que me deseabas dentro de ti. Después te acuesto en la cama acariciando tus suaves muslos para luego quitarte las sandalias de tacón alto que tenias puestas, esas sandalias que hacían ver tus pies hermosos, provocativos y que en ese mismo instante palpé con mi lengua metiendo cada dedo de tus pies en mi boca, chapándote cada uno de los dedos mientras tu con los ojos cerrados y la boca entre abierta aullabas de placer y alcanzabas a musitar, mmmm Dani que delicia sigue, no pares.

Después de haberte chupado cada dedito de tus pies y haberte manoseado hasta el cansancio de haberte besado hasta la sombra como dijo Arjona te acercabas a mí, me desnudabas me tocabas y me mirabas a los ojos descaradamente, me decías lo tanto que me deseabas, me confesabas de tus pajas solitarias en la alcoba con una zanahoria, pepino u otro objeto deseando que fuera mi verga ese vegetal que tenias dentro de las piernas, me de claraste que en otros días te dabas pajas con los dedos anhelando que fueran los míos y llegabas al orgasmo mientras imaginabas que yo te poseía, después de decirme todas esas cosas de manera entre cortada por la respiración pausada por tu excitación besabas mi cuello, mi oreja, apretabas mis nalgas con tus manos y hundías tus uñas en ellas causándome un poco de dolor, mientras tus labios recorrían los míos, mi pecho y abdomen.

Desnudos, parados frente a las velas, en las semi-penumbras no podíamos saber quien era quien, éramos dos almas gemelas, que se amaban y se daban placer uno al otro, dos seres lujuriosos que eran movidos por el morbo del placer mutuo sin importar el precio que se tuviera que pagar y mucho menos las circunstancias o lugar adecuado para pasar momentos agradables.

Recuerdo en ese sueño querida mía... que te tumbe en la cama, te dejé un momento y me dirigí a la cocina, abrí la nevera y saque un frasco con dulce de fresas, te lo unte por todo el cuerpo, no importaba ensuciar la cama, quería comerte por cada rincón de tu cuerpo te llené de mermelada primero por delante de tu cuerpo o sea tus senos, tu abdomen, tu sexo, tus piernas y luego me lo comía todo, lo chupaba hasta dejarte limpia, luego te volteaba boca abajo y te pasaba el dulce, en tus nalga y dentro de tus nalgas y saboree cada parte de ese hermoso culo y separe suavemente esos dos cachetes que escondían tu ano y metí mi lengua en ellos y la pasaba de arriba abajo como si fuera una tarjeta de crédito... te recorrí, te saboree enteramente mientras tu, me decías que te encanta como te follaba con mi lengua y ser un caramelo para mi, caramelo que yo me comía como un niño que había estado castigado sin dulces por muchos días.

Yo no pare de comerte y mis manos masajeaban tus piernas, tu coño, cuando lo hacia sentía tu humedad. Bajaba mi boca, por tus delicadas piernas, mi lengua no paraba de tocarte, llegaba a tus pies, y chupe cada uno de tus lindos dedos, como si fueran una chupeta. Subí nuevamente por tus piernas las abrí, pase mi lengua por tu vagina, después ambos hacemos un 69, siento como tu boca se apodera de mi verga, la engulles con tal ahínco que pareces como si quisieras comértela, masticarla y tragarla, cuando la chupas lo haces con denuedo, es como si chuparas la manguera que tiene el liquido que te hace falta para vivir. Te metes toda mi verga en tu boca, mientras yo meto mi cabeza entre tus piernas y paso mi lengua por tus labios vaginales apretándolos, y mi lengua mojada en tu clítoris no deja de jugar. Yo boca arriba y tu encima de mí, que hermoso cuadro, ambos dándonos mutuo placer. Mientras chupas mi pene mojas mis testículos con tu saliva y chupas cada uno, yo meto un dedo en tu ano, cuando lo hago siento como aprietas tu boca y gimes en señal de aprobación y das un gran suspiro. Gritas y pujas a cada momento dices toda clase de improperios mientras te vienes en mi cara, y chupas el semen de mi verga que se derrama en tu boca.

No tumbamos en la cama abrazados extenuados por el cansancio del amor, me dices al oído que te encanto, yo suspirando y acariciando tu culo, te digo que a mí mucho más, miras hacia abajo y ves que mi verga esta aun dura, y te empeñas en pasar tu lengua por mi oído, me excitas, se me para nuevamente mi pene y en segundos esta listo para una nueva batalla, quiero metértelo de una vez por todas, te das cuenta de ello, te pones en cuatro con las piernas abiertas y tu culo en alto, con tu pecho totalmente apoyado en la cama, y veo como tu vagina esta chorreante de tus jugos. Meto mi pene dentro de ti, gritas y empiezo un vaivén tan enérgico que en momentos te vienes nuevamente. Aguantas y sigues moviéndote hacia atrás penetrándote con mi pene, te doy un par de palmadas en tu culo y con las manos te agarro de los hombros, mmmm... que rico amor, te gusta que te folle así? Te digo. Siiiiiiii - respondes- aaaahhhh, mmm... que rico Dani no pares quiero que me llenes. En ese momento te lo meto tan duro que casi te tumbo y sientes como te lleno, mmmm... Dani que delicia, que delicia mi amor- respondo- me abrazo a tu cuerpo y siento al momento un leve ronquido que proviene de ti, es la muestra que te quedaste dormida por el cansancio.

En ese momento me desperté y estaba tan empalmado que me tocó hacerme una paja subir y bajar la palma de mi mano por el largo de mi verga, hacerlo de manera incesante hasta venirme en una paja fenomenal con la cual deje manchada la pared, la cual goteaba mi leche. Leche que donde estuvieras a mi lado seria tu cena seria tu bebida lo que hice fue una paja dedicada a ti.